El Mercado colabora con productores de Aluminé
3 abril, 2020
Vamos a frutear la escuela
13 agosto, 2020

¿Por qué decimos que en el Mercado, la seguridad alimentaria está garantizada?

07.07.2020
Porque de eso se trata el trabajo diario que llevan a cabo los especialistas que trabajan en el laboratorio del INTI, que monitorean constantemente la calidad de los alimentos que se venden en los puestos del Mercado.

Dentro de las instalaciones del Mercado Concentrador del Neuquén, en el edificio de la administración, se encuentra el Centro Regional Patagonia del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) junto con una oficina dependiente de la regional Patagonia del SENASA. Allí, los expertos realizan distintos tipos de monitoreos y análisis sobre los alimentos que se comercializan en el Mercado, con el fin de garantizar la inocuidad de todos los productos.

Patricia Ohaco, es ingeniera química, jefe del departamento de Servicios Analíticos Industriales de la Patagonia del INTI y explica cuáles son los procedimientos que se llevan a cabo en el laboratorio del Mercado para garantizar que todos los alimentos que ahí se comercializan sean sanos y de la mejor calidad, “una tarea de suma importancia para toda la sociedad, no solo por una cuestión comercial sino, principalmente, por una cuestión de inocuidad, sanidad y de salud de la población”, asegura.

¿Por qué es tan importante que el Mercado Concentrador del Neuquén pueda garantizar la inocuidad de los alimentos?

Lo más importante de asegurar la inocuidad de los alimentos es proteger la salud de los consumidores por eso instituciones como el Mercado Concentrador, el CIPPA , el INTI y SENASA, desde las herramientas que poseen, trabajan para asegurar este parámetro tan importante en los alimentos que van a consumir miles de personas. No es sólo una cuestión comercial, principalmente es una cuestión de salud.

¿Cómo es el trabajo que se hace en el laboratorio para monitorear la sanidad de los alimentos?

Primero realizamos la toma de muestras en los puestos del Mercado. Luego, esas muestras se analizan en nuestros laboratorios y, finalmente, elevamos un informe a las autoridades. En el caso del Mercado Concentrador de Neuquén, desde el año 2001 se vienen haciendo monitoreos de plaguicidas y desde el 2010 se comenzó con la parte microbiológica, cumpliendo con todo lo que solicita SENASA.

Cada 7 de junio se celebra el Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos. Según la OMS, “se estima que 600 millones de personas enferman cada año por consumir alimentos contaminados con bacterias, virus, toxinas o productos químicos.”

¿Cómo se lleva a cabo el análisis ya en el laboratorio?

SENASA, según la Res 148/07, exige a todos los mercados concentradores del país que monitoreen sus productos en cuanto a dos parámetros principales: microbiológicos y residuos de plaguicidas.

Los plaguicidas son productos químicos que dejan residuos en la parte comestible de los alimentos. Esos residuos están normalizados, tienen límites máximos permitidos por eso se analizan los residuos de plaguicidas que se aplican a campo en los cultivos. Es fundamental que el Mercado controle que lo que está vendiendo cumpla con los límites establecidos en las reglamentaciones de SENASA

En el Laboratorio de Cromatografía, instalado en Neuquén, trabajan técnicos químicos y el análisis de residuos de plaguicidas lo realizamos con un cromatógrafo gaseoso, un sofisticado equipo instalado en el Mercado, que tiene un detector específico (espectofotómetro de masas) que permite identificar si hay residuos de plaguicidas y en qué niveles para poder evaluar si cumpe con los límites permitidos y si se puede consumir.

¿Y lo microbiológico?

Lo microbiológico que buscamos en hortalizas son aquellos microorganismos que pueden afectar la salud de las personas o generar alguna intoxicación alimentaria. Entre ellos, analizamos un indicador de contaminación fecal: Eschericia coli genérica y la detección de dos patógenos Salmonella spp y Escherichia coli O157. Según lo legislado en el CAA no debe detectarse ninguno de los patógenos mencionados. Este análisis se hace en el Laboratorio de Microbiología de la sede Cipolletti donde, por ejemplo para patógenos, a partir del producto hortícola, se extrae una muestra que se pone a cultivar con un medio de enriquecimiento que determina si es favorable para las bacterias que estamos buscando, si hay presencia en el producto y luego se puede evaluar si es acorde a la reglamentación y si es apto.

Tenemos dos laboratorios, uno de cromatografía que está en el predio del Mercado Concentrador de Neuquén, donde se hacen los análisis de plaguicidas; y el otro está en el Parque Industrial de Cipolletti, donde hacemos análisis microbiológicos de las hortalizas.

En caso de que se detecte alguna irregularidad, ¿cómo se procede?

Si se detecta alguna contaminación, se rastrea la procedencia y pueden llegar a clausurar el establecimiento desde donde partió dicho alimento. Tanto los resultados de plaguicidas como microbiológicos emitidos por el INTI, se informan al Mercado, a SENASA y al CIPPA. Pero, si hay algún desvío, es el Mercado el que notifica al puesto y se le pide información de dónde estaba cultivando, se pone bajo vigilancia ese lugar y hasta que no tome medidas y le den bien los resultados no puede seguir vendiendo en el Mercado. Pero, la realidad es que no hay muchos casos de desvíos.

Garantizar la inocuidad de los productos que se venden en el Mercado Concentrador es una de las claves de su gestión de calidad y para ello, es necesario contar con el apoyo de las instituciones y profesionales preparados y con equipos adecuados que puedan optimizar toda la actividad. Así, estos científicos que trabajan en el laboratorio hacen un microscópico trabajo que se traduce en enormes beneficios para la sociedad.

LO USAMOS?