fbpx
¿Por qué es tan importante el Etiquetado Frontal De Alimentos?
22 octubre, 2020
Menos sal, más salud consumiendo alimentos naturales
9 marzo, 2021

5 colores, el abc de la alimentación saludable

“La alimentación variada es sinónimo de salud”

Cuando hagas tu compra en el Mercado, priorizá siempre las frutas y verduras frescas de estación y asegúrate de que tu pedido rebalse de color.

Tal como asegura el nutricionista Samuel García (MP. 108), para lograr incorporar a nuestra vida diaria una alimentación variada y saludable, la clave está en ponerle color a las comidas.

Los colores básicos de una alimentación saludable son 5: blanco, verde, naranja/amarillo, rojo y violeta. Y, dado que cada color tiene una combinación de nutrientes beneficiosos para el cuerpo, “no hace falta que pongamos todos los colores de una vez en el plato. Lo importante es que a lo largo de toda la semana comamos alimentos de colores diferentes”, detalla.

“Cuanto más color tiene tu plato, más saludable será tu alimentación”.

“Los colores de los que hablamos, provienen principalmente de los famosos fitoquímicos que están presentes en las frutas y verduras y son compuestos que están de moda por ser antioxidantes”, explica el especialista. Y, respecto a cómo deben consumirse las frutas y verduras, recomienda que sea preferentemente crudas para que no se pierdan algunas de sus vitaminas.

“Estos alimentos nos aportan, vitaminas, hidratos, minerales, fibra, proteínas y los fitoquímicos. Los vegetales, en su adaptación natural, han desarrollado estos protectores que les ayudan a combatir desde las infecciones hasta las bacterias y a así superar las inclemencias y las presiones de su entorno, cuando los ingerimos obtenemos sus beneficios”, aclara.

A continuación, Samuel nos cuenta cuáles son los beneficios para el cuerpo de cada color:

–       Blanco: fitoquímico alicina, un potentísimo antioxidante. Se encuentra en frutas como, el melón en su parte blanca y la pera. Entre las verduras, el ajo, cebolla, coliflor, champiñón, endibia, nabo y puerro. Nos ayudan a reducir los niveles de colesterol, disminuir la presión arterial, prevenir la diabetes de tipo II.

–       Naranja y Amarillo: alimentos ricos en beta-caroteno (pro-vitamina A), vitamina C, potasio y ácido fólico. Es el caso del limón, mandarina, mango, naranja y ananá, así como de la calabaza y zanahoria. Nos ayudan a tener una buena visión, mantener una piel sana y reforzar nuestro sistema inmunitario.

–       Verde: alimentos ricos en luteína, potasio, vitaminas C y K y ácido fólico. Entre las frutas verdes, destaca el, kiwi y uva verde. Entre las hortalizas, acelga, alcauciles, brócoli, espárrago y espinaca. Por su alta cantidad en ácido fólico, son muy importantes durante el embarazo para reducir el riesgo de malformaciones fetales, mientras que la luteína es un potente antioxidante que se encuentra en las hortalizas de hoja verde y nos ayuda a mantener una buena visión.

–       Rojo: ricos en licopeno y antocianinas. Es el caso de la cereza, frambuesa, frutilla, manzana roja y sandía. Y entre las hortalizas, pimiento rojo, rabanito y tomate. Nos ayudan a tener una mejor salud cardiovascular, mantener una buena memoria, disminuir el riesgo de cáncer y disminuir el riesgo de enfermedades del sistema urinario.

–       Violeta: son ricos en antioxidantes y fitoquímicos. Sobre todo, arándanos, ciruelas, higos y moras. Y entre las hortalizas, berenjena, coliflor y remolacha. Nos ayudan, a combatir el envejecimiento, disminuir el riesgo de algunos tipos de cáncer, mantener la salud del tracto urinario y preservar la memoria.

“Ahora que sabes qué colores debes incluir en tu alimentación, cuando vayas de compras asegúrate de llevar alimentos de diferentes colores, de manera que tu bolso se parezca a un arco iris”, concluye el doc.

LO USAMOS?